El personaje principal se da cuenta de que para cambiar su vida, ella tiene que
entrenar su cerebro cambiando de actividades y aprendiendo nuevas tareas para que
su cerebro se vuelva más flexible y ser capaz de reeducarlo.
Su madre educa a sus hijos siguiendo una creencia en la que ella no quiere que sus
hijos se caigan y en lugar de dejarles experimentar la adversidad, allanó su camino, y
esas personas no aprendieron que la adversidad es parte de la vida y deben tratar
con ella para aprender y desarrollar habilidades que les ayudarán en su viaje.

Como dijo Ann Landers "No es lo que haces por tus hijos, sino lo que les has
enseñado a hacer por sí mismos, que les convertirá en seres humanos exitosos" y los
padres de esta historia hicieron lo correcto para, en realidad, no ayudar a sus hijos en
su vida. Sin embargo se opusieron a cualquier cosa que el personaje principal hizo, y
eso la convirtió en alguien más fuerte, como un resorte que se presiona pero cuando
se libera, salta más alto.

Cuando damos opiniones a un niño o niña, no importa si positivas o negativas, y le
decimos lo mismo durante muchos años, eso se integra y se convierte en parte de la
identidad de la persona, y es entonces muy difícil de borrar esos conceptos de
nuestra identidad y tener nuestras propias opiniones.
Esta es la historia de Marta, que es maltratada en su familia pero que sobrevive su infancia gracias a su mejor amigo, Mateo, y en su
adolescencia se entera de quién es en realidad ese amigo lleno de sabiduría y conocimiento. Es la historia de su vida desde bebé hasta
que tiene 29 años, cuando después de seguir sus sueños en una misión católica en México y con la Madre Teresa en la India, encuentra
un camino diferente.

Crece en una ciudad católica llena de dogmas pero su amigo le dice quién es y dónde está Dios, rompiendo su propio sistema de
creencias haciéndole hacerse preguntas acerca de su comprensión de su Ser, Dios y el Universo. De sus diálogos y experiencias en la
vida aprende acerca de la amistad, las relaciones, la educación, el trabajo, el dinero, así como la fe, la intuición, Dios, el yo interior, los
fenómenos psíquicos y vidas pasadas. Ella se cuestiona la validez de las religiones organizadas y se le pide cuestionar el rumbo de su
vida.
Ella sabe que hay más en la vida que hacer las mismas cosas como todos los demás. Es sólo acerca de la sabiduría esencial de
escuchar a nuestro ser interior y seguir nuestros sueños aunque se tarde mucho tiempo porque es difícil borrar las huellas grabadas en
nuestro cerebro desde la infancia.
Incondicional
Introducción al libro
Fogata en Lanzarote
Maitri
May
La neuroplasticidad es aprender tareas nuevas, difíciles y complejas, porque eso es lo que nos obliga a ejercitar los músculos mentales.

No todo el mundo debe dejar todo e irse a meditar, pero sí hacer algo diferente e incorporar otras prácticas en sus vidas. Ramón y Cajal,
premio Nobel de Medicina, argumentó que viajar a una nueva ciudad es ideal para la neuroplasticidad porque hay que centrarse en la
otra vida para poder adaptarse y dijo hace un siglo que todos "pueden convertirse en el escultor de su propio cerebro."
Hay que tomar riesgos, atreverse a hacer cosas aún y cuando la
gente, especialmente los padres, siempre te están diciendo que
no lo hagas.

Al referirse a Dios, se usa la forma "Él" porque era la forma
utilizada en ese momento como parte de la educación recibida y
no fue hasta más tarde que la forma de "Ella" también fue
utilizada. En cualquier caso, Dios no tiene género porque es un
ser espiritual.


Está basada en una historia real, pero cada vez que recordamos
algo, lo borramos y volvemos a escribir la memoria y eso explica
por qué es normal que diferentes personas recuerden los
mismos hechos de diferentes maneras.

La memoria es caprichosa y falible pero he sido fiel a mi
memoria y no hay intención de hacer ningún daño, pero los
sujetos pueden recordar las cosas de manera diferente.
Yo podría haber revelado hechos que no son públicos, pero así
es como lo recuerdo y los nombres reales de las personas no
están escritos aquí.

El verdadero vocabulario y forma de expresarse en la realidad,
fue mucho más duro y severo que como está expresado, pero
por respeto a los lectores, está puesto suavemente.